EL PALMAR DE TROYA. LA HISTORIA DE MANUEL Y CLEMENTE

La Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz ha estado siempre ligada al nombre de El Palmar de Troya, pedanía del pueblo sevillano de Utrera. La peculiar historia de esta Iglesia escindida de la Iglesia Católica, empieza en el año 1968 y llega hasta nuestros días. Todo comienza cuando cuatro niñas de corta edad se escapan a jugar al campo. Al tener que volver a casa, para evitar las reprimendas de los padres, las niñas dicen que se les ha aparecido la Virgen María. La noticia de esta “aparición” corre como la pólvora, y no tardan mucho en llegar a la zona creyentes y devotos de la Virgen , pero también los llamados “videntes”. Es aquí donde entran los dos picarescos personajes cruciales de esta historia, Clemente Domínguez y Manuel Alonso. Clemente, conocido en el ambiente homosexual sevillano como “La Voltio”, viendo el filón en que se podrían convertir estas apariciones, empezó a montar sus espectáculos milagrosos ayudado por Alonso y no escatimaba recursos para ellos. Cuanto entraba en “extasis” derramaba litros y litros de sangre por sus estigmas y vocalizaba las palabras que la Virgen decía. No tardó mucho en desplazar a otros videntes de la zona y convertirse en el referente de todas las apariciones, que duraron hasta casi los últimos coletazos del régimen franquista.
Clemente y Alonso fundaron en principio la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz, apoyados por sacerdotes católicos que creían fervientemente en la autenticidad de estos milagros, aunque el Vaticano no tardó mucho en excomulgarlos por ver claramente que todo aquello era un fraude. En 1976 Clemente quedó ciego tras sufrir un accidente de tráfico, y en 1978 gracias a las grandes sumas de dinero obtenidas de empresas extranjeras que buscaban descuentos fiscales en forma de donaciones y de organizaciones de extrema derecha, Clemente construye le Basílica del Palmar, y se crea así oficialmente la Iglesia Palmariana. Clemente se autoproclama como el Papa Gregorio XVII, sucesor de Pablo VI.
Misas en latín, hombres separados de mujeres y el sacerdote de espalda, caracterizan los actos litúrgicos de esta organización. Los retablos, imágenes y orfebrería que tiene la Basílica en su interior son de un valor incalculable. Las peculiares “canonizaciones” de Clemente tampoco tienen ningún desperdicio. ¿Quién podría imaginar que Primo de Rivera, Franco o Hitler fueran santos?. Pues si, lo son. Además ellos canonizaron antes que la Iglesia Católica a Escrivá de Balaguer. Y como no, los excomulgados, los curas obreros y los que hayan visto la película Jesucristo Superstar. Para mearse de risa. Muchos han denunciado las prácticas sectarias de esta Iglesia. Personas con alto poder adquisitivo de todo el mundo han sido captados por esta organización a cambio de un puesto en la jerarquía de esta. Sin embargo, a la hora de intentar desvincularse, a muchos les ha sido misión imposible. Una práctica muy habitual era retirarles el pasaporte para que no pudieran huir. Gracias a la intrusión de cámaras ocultas se ha podido conocer un poco más esta organización desde dentro. Cuenta con sucursales en todo el mundo, sobre todo en latinoamerica, aunque los bienes patrimoniales están casi todos en Sevilla. Clemente murió en el año 2005, y su sucesor actualmente no podía ser otro que su compañero de tropelías, Manuel Alonso, o mejor dicho, Pedro II. En fin, una de las grandes historias de la España profunda que hoy día continúan....

0 comentarios: