"AIRES RENOVADORES" EN LA IGLESIA CATÓLICA

La Conferencia Episcopal ha elegido hoy a su nuevo presidente y timón para dirigir la gran nave de la Iglesia Católica en España. Y ha hecho la mejor elección posible de todas, la del candidato que representa la renovación y la frescura, su ilustrísima eminencia el Arzobispo Antonio María Rouco Varela, quién ya dirigió exitosamente en el pasado los designios de tan noble institución católica. Rouco Varela es una persona que siempre se ha caracterizado por su gran calidad humana, por su bondad, por su humildad, por su cercanía a los más desfavorecidos, por su tolerancia hacia las personas que profesan otros modelos de vida distinto al de los católicos, por su respeto hacia los gobernantes de nuestro país y hacia sus leyes...Rouco Varela representa ese espíritu misionero del que hace gala la jerarquía vaticana, ese espíritu renovador que busca adaptarse a los nuevos tiempos que corren, ese espíritu evangelizador que caracterizó a Jesucristo...En fin, fuera ya de cachondeo, la Iglesia Católica vuelve a cerrar filas sobre el verdadero dictador que ha estado mandando en la sombra estos últimos años. Rouco Varela es el perfil perfecto de Inquisidor que necesita la Iglesia para seguir sus doctrinas oscurantistas y tenebristas. Rouco Varela es la persona que refleja los valores de intolerancia y agitación de la derecha política de nuestro país. Rouco Varela representa a esa Iglesia ansiosa de recuperar los poderes políticos y económicos del estado a los que han estado acostumbrados en tiempos pasados de dictadura y reciente democracia. Rouco Varela se convierte de nuevo en las cúspide de la jerarquía piramidal eclesiástica española, pero el verdadero sueño de Rouco sería salir algún día por el balcón de la Plaza de San Pedro precedido por el anunciamiento cardenalicio al vulgo del famoso "Habemus Papam".
Mientras nuestra sociedad va creciendo a pasos agigantados, la Iglesia sigue estancada como siempre en épocas medievales y alejándose cada vez más de los verdaderos valores que predicó Jesús. Rouco es la guinda del gran pastel que endulza a la derecha española.
(Las genuflexiones de Doña Esperanza ante el clero y la monarquía son todo un acontecimiento)

1 comentarios:

Lobo dijo...

A Dios rogando y con el mazo dando¡¡¡