EL INGENIO DE LAS SOTANAS

La Iglesia compara a los niños con las especies en peligro de extinción

Los linces están “protegidos” y los niños no. Es la idea que quieren transmitir los obispos en su última campaña contra el aborto. Un mensaje demoledor que circulará en un soporte igualmente contundente: los carteles muestran a un bebé sonriente al lado de un lince con el sello de “protegido”. Y es que, según la Conferencia Episcopal Española (CEE), la vida del animal está “tutelada” por las leyes del Gobierno, “sin embargo, la vida de la persona humana que va a nacer es objeto de una desprotección cada vez mayor”. La campaña se extenderá del 16 al 30 de marzo y contará con 1.300 vallas publicitarias en 37 ciudades, además de 30.000 carteles y 8 millones de folletos informativos distribuidos por diversas diócesis del país. La polémica recuerda al caso de los autobuses ateos, cuando los obispos criticaron con dureza que se usaran espacios públicos para "insultar" las creencias de los cristianos.

“¡Protege mi vida!” es el lema de la última campaña de la Conferencia Episcopal Española (CEE) contra el aborto. Un eslogan convencional ilustrado, no obstante, con las llamativas fotografías de un niño gateando y un lince con el sello de “protegido”.

Críticas a la ley
El pistoletazo de salida de la iniciativa lo ha dado hoy el portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, quien no ha escatimado en críticas al Gobierno. La vida humana, ha dicho, “no debe ser menos protegida que otros bienes” como la flora y la fauna. “Una ley que no proteja el derecho a la vida es una ley injusta y que incluso no tiene carácter de ley”, ha sentenciado

Desprotección
Las alusiones a la reforma normativa del aborto han quedado patentes a lo largo de la jornada. Además de las palabras de Camino, la nota de prensa de la Conferencia Episcopal ha sido explícita: “Se anuncian cambios legales que, de salir adelante, darán lugar a una situación en la que quienes van a nacer quedarán todavía más desprotegidos. Al mismo tiempo, parece que la aceptación social del aborto va en aumento”, lamentan los obispos.

Jornada por la vida
Esta campaña se realiza anualmente con motivo de la Jornada por la Vida, pero es esta vez cuando “de forma excepcional se insertarán los carteles en vallas publicitarias y se distribuirán dípticos explicativos”. Y es que, la jornada de este año, que se celebrará el próximo 25 de marzo, tiene características especiales “por la polémica suscitada” en torno a la ley de plazos. Camino no ha explicado esta mañana de dónde saldrán los fondos necesarios para esta campaña o si provendrán del dinero público que le entrega el Estado.

Fuente: El Plural

PERO...¿Y A ESTOS QUIÉN LES PROTEGE?
Cuatro alumnas denuncian por abusos sexuales al sacerdote que les daba religión
EFE. 16.03.2009
Los médicos forenses han considerado verosímil el relato de las cuatro alumnas menores que denunciaron abusos sexuales del sacerdote de Igualada Gregorio S., ya condenado en 2006 por someter a tocamientos a una joven deficiente.

En el juzgado de lo penal número 2 de Igualada ha concluido el juicio contra el capellán, en el que, a la vista de los informes forenses, tanto la fiscalía como la acusación particular que ejercen las familias de dos de las alumnas han mantenido su petición de condena para el sacerdote, diez años de cárcel en total.

El cura, de 57 años, cuenta con una condena firme de dos años de prisión por haber abusado sexualmente de una feligresa discapacitada cuando era sacerdote de la parroquia de Fátima de Igualada, pero, como hasta ahora carecía de antecedentes, no ha llegado a ingresar en la cárcel para cumplir esa pena.

La Fiscalía pide ahora una pena de cinco años y dos meses de prisión para el sacerdote por abusos sexuales continuados a dos alumnas de diez años del colegio Gabriel Castellà, de Igualada, a las que daba clase de religión.

Además, en la causa se han presentado como acusación particular los padres de otras dos alumnas del colegio que también denunciaron por tocamientos al párroco y que piden una condena de cinco años y dos meses de prisión para el imputado.

Pese a estar ya inmerso en ese primer proceso judicial, la Diócesis de Vic (Barcelona) mantuvo como profesor de Religión a Gregorio S. hasta el año 2004, cuando la Generalitat lo inhabilitó para ejercer la docencia debido a las denuncias que presentaron contra él varios padres de alumnas. La acusación particular mantiene que esos nuevos casos de abusos no habrían sucedido si la Iglesia hubiera apartado antes al párroco de la docencia, por lo que solicita que se declare a ésta responsable civil subsidiaria.

Fuente: 20minutos

0 comentarios: