LA HIPOCRESÍA PERJUDICA SERIAMENTE LA SALUD

¿Quieren realmente nuestros políticos luchar contra el Tabaquismo en nuestro país?. Mi respuesta es un rotundo NO.
La nueva Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, está planteándose la “novedosa” idea de introducir imágenes impactantes en las cajetillas de cigarrillos para persuadir a los fumadores de los graves efectos que produce el consumo de tabaco en nuestra salud. Esta medida, que ya ha sido implantada en otros países europeos desde hace bastante tiempo, es otra nueva “cortina de humo”, valga la redundancia, que vuelve a lanzar nuestro gobierno para hacernos creer que hace un gran esfuerzo por luchar contra el tabaquismo.
La Ley Antitabaco que impulsó nuestro gobierno en el año 2006 ha sido un rotundo fracaso, y como siempre la culpa de que las leyes que promueve nuestro gran gobierno “socialista” no funcionen, no la tienen ellos, como no podría ser menos, la tienen las comunidades autónomas (o el gobierno de Aznar, aunque pasaran 30 años después).
A pesar de la ley, en nuestro país se sigue fumando en los bares y restaurantes delante de niños y personas con problemas respiratorios. ¿Alguien conoce alguna cafetería donde esté prohibido fumar?. Yo muy pocas. Está claro que una persona que tiene un negocio de estos no va a declarar su bar como zona de no fumadores, ya que sabe perfectamente que la mayoría de sus clientes van a tomarse el café o la copa con su correspondiente cigarrito, y si le prohibe esto, pues la clientela se le va a ir al de al lado que si permite fumar.
¿Y al trabajador que se le prohibe fumar durante las horas de trabajo?, ¿le ha servido la prohibición para dejar de fumar?. No. Lo que hace es que si antes se fumaba 3 cigarros por la mañana mientras trabajaba, ahora se fuma los 3 seguidos en los 20 minutos que tiene de descanso, y después cuando sale se fuma otros tantos.
En cuanto a la restricción de la venta de tabaco en los quioscos, otro cachondeo. Resulta que el quiosquero no te puede vender directamente el tabaco, pero sin embargo si tiene una máquina expendedora de cigarrillos en el mostrador, tú le das el importe de la cajetilla y el le da al botón por el que te baja el paquete.
Con las máquinas de tabaco de los bares y restaurantes pasa otro tanto de lo mismo. Les obligan a tener un mando a control remoto activado que supuestamente te lo debería activar el dependiente cuando uno se lo solicita (esta medida iba para controlar que los menores no accedieran a la compra de tabaco en estas máquinas sin ningún control). Pero resulta que uno llega a un bar y se encuentra en dichas máquinas de tabaco el dichoso control remoto colgado de una cuerda al lado, y es uno mismo el que tiene que activar la máquina para comprar (que igual que lo hace un mayor lo hace un niño).
En definitiva, que mucha ley, mucha polla, pero todo sigue igual o peor. Y ahora sale la señora Ministra como si hubiera descubierto América, con lo de las imágenes de personas con cáncer y deterioradas en su estado de salud por culpa del tabaco. ¿Alguien cree que esto va a servir para que la gente deje de fumar o no empiece a hacerlo?
Cualquier profesional de la salud sabe perfectamente que las medidas prohibitivas o disuasorias para luchar contra cualquier tipo de droga tienen una efectividad muy baja, por no decir casi ninguna, si estas no son acompañadas por otras. El fumador que compre un paquete de tabaco lo verá “raro” los primeros días, pero después de verlo diariamente una y otra vez pasará olímpicamente de todas las imágenes que se les ponga (el no se ve identificado con ese peligro pues no es algo que a uno le pase de inmediato, sino a largo plazo). Pero claro, nuestros gobernantes tienen que aparentar que se preocupan por nosotros y que luchan por nuestra salud y bienestar, y esta medida, que no les cuesta nada, es un ejemplo de ello.
Esta es la hipocresía y la doble moral de nuestros políticos. Por una lado te dicen “no fumes, que es muy malo para tu salud”, pero por otro se llenan sus arcas a costa de los impuestos que se les graba al tabaco y a otras drogas como el alcohol. El tabaco es un gran negocio que mueve muchísimo dinero y del cual no se quiere prescindir.
Si nuestro Ministerio de Sanidad realmente quisiera acabar con el tabaquismo en nuestro país (y contra el consumo de cualquier otra droga en general), debería impulsar las políticas de Prevención Primaria en nuestro Sistema de Salud y Educativo. Pero claro, esto cuesta dinero, no son medidas tan populistas y visibles que les puedan dar votos a corto plazo, y por supuesto como digo antes, al gobierno no le conviene perder los grandes beneficios que obtiene directamente de las multinacionales tabaqueras y de nuestros impuestos. Quieren hacer creer que las enfermedades que se producen por culpa del tabaco generan un gasto sanitario desorbitado, pero eso es realmente pura calderilla al lado del beneficio que obtienen ellos de los impuestos. Mucha hipocresía, es lo que hay.

QUINTO CUMPLEAÑOS DE UBUNTU

Ubuntu cumple cinco años en pleno éxito de su sistema operativo

Acaba de cumplir cinco años de vida y es, de lejos, la versión más popular del sistema operativo Linux. Ubuntu, una palabra africana que significa "soy porque nosotros somos", con unos ingresos anuales de 30 millones de dólares, está a punto de ser rentable, y planta cara a Windows en los países en vías de desarrollo. España fue la primera comunidad que creyó en Ubuntu.
Surafricano, millonario y el segundo turista espacial, Mark Shuttleworth, es el artífice del milagro Ubuntu. Su empresa londinense Canonical Ltd, ahora con 220 empleados, ha creado un producto que usan unos 100 millones de personas. Es imposible saber cuántas exactamente porque su respeto por la privacidad le impide instalar programas que avisen a la empresa de quién lo usa.
Ubuntu tiene más de un secreto de su éxito, pero el primero es que no cuesta nada; es gratuito para todo el mundo, lo que la diferencia de otras distribuciones GNU/Linux, como Red Hat, que tienen una versión más completa, de pago, para las empresas. Ubuntu se ha centrado en los escritorios, el talón de Aquiles del software libre, debido a la preeminencia de Windows en este campo.
El negocio de Canonical se basa en el soporte a las compañías que usan Ubuntu, como la personalización del software o el mantenimiento de los servidores. Otra gran fuente de ingresos son los fabricantes de ordenadores, como IBM o Dell, que venden sus máquinas con Ubuntu preinstalada. Canonical les cobra las tareas de ingeniería para adaptar el software.
Entra en las empresas
No fue hasta 2006 que Ubuntu sacó su versión para servidores corporativos y desde entonces no ha parado de crecer en las pequeñas y medianas empresas. Según un reciente estudio de la consultora Red Monk, en 7.000 compañías que emplean software libre, la mitad europeas, el 80% usa Ubuntu. Debian es la segunda, con un 30%.
Debian es la distribución madre de Ubuntu y ambas se nutren de los desarrollos propios. Los expertos consideran a Debian la mejor distribución de Linux, pero no tiene ninguna empresa detrás, funciona gracias a una amplia y potente comunidad de voluntarios. Y éste es el segundo secreto del éxito de Ubuntu: ha añadido una interfaz amigable a la supremacía técnica de Debian.
Para una compañía acostumbrada a trabajar con un proveedor, hacerlo con una comunidad es complicado. "Debes ponerle delante una empresa que diga: yo te encapsulo el trato con la comunidad y te doy garantías", explica Antonio José Sáenz, director de tecnología de Isotrol, el único socio de Ubuntu en España. Isotrol es una compañía de innovación tecnológica nacida en 1984, con clientes en los sectores de energía, agua, industria, medio ambiente y Administración.
"Aun siendo superior técnicamente, el problema de Debian era que no daba soporte comercial y no había una empresa detrás que garantizase, bajo contrato, unos ciclos de desarrollo y mantenimiento a largo plazo. La jugada maestra de Shuttleworth fue convertir estas deficiencias en oportunidades", afirma Sáenz. Otro punto débil, que Canonical ha asumido, era certificar que el software funcionaría con la mayoría de las máquinas.
Para Sáenz no es una sorpresa que pronto Ubuntu sea rentable. "Para mí ya es rentable ahora". Isotrol ha instalado la distribución Guadalinex, basada en Ubuntu, en más de 2.000 centros educativos de Andalucía. También Linex y Lliurex, presentes en muchas escuelas españolas, están basadas en Ubuntu. "La comunidad de Ubuntu es más joven que la de Debian y esto hace más fácil para el novel entrar en ella porque están al mismo nivel de conocimientos", explica Luis López, de Ubuntu-es; ésta es la mayor comunidad hispana de usuarios. "Natxo Morell creó la página antes de salir la primera versión pública de Ubuntu. De hecho, el resto de dominios locales, como ubuntu-fr.org, ubuntu-de.org o ubuntu-fi.org, los registró Canonical cuando empezó con la idea de las comunidades locales, pero al llegar a Ubuntu-es.org se llevaron una sorpresa", explica López.
Los foros y medio millar de páginas de documentación en español que aloja el sitio reciben cada día más visitas. Dos millones de visitantes únicos en los últimos tres meses. La web tiene 170.000 miembros registrados y 400 personas de media conectadas simultáneamente.
Esta entusiasta comunidad es el tercer secreto de Ubuntu. Cuenta en todo el mundo con 5.000 voluntarios dedicados a promover su uso y 38.000 que traducen la distribución a multitud de idiomas. La mayor parte de esta comunidad está en Europa, pero la simpatía se extiende por todo el mundo. Cae bien, como en su momento le sucedió a Google y otros. De hecho, los empleados de Google usan una versión modificada de Ubuntu, el Goobuntu.

Cuatro ventajas y dos inconvenientes

A favor. Fácil de instalar. Tiene un sistema que funciona de guía, paso a paso, para hacerlo de forma automática. Se puede instalar como otra aplicación de Windows. Para probar, existen CD (llamados LiveCD) que permiten usar Ubuntu sobre de Windows.

A favor. Fácil de usar. Gráficamente es parecido a Windows: escritorio, menús, ventanas, aplicaciones por defecto como navegador (Firefox), editor de documentos (OpenOffice), programas de correo, de mensajería, grabador de CD y DVD.

A favor. Cada seis meses se lanza una nueva versión y, cada dos años, otra que tiene soporte a largo plazo en seguridad y fallos. Esto facilita que problemas que había en anteriores versiones se solucionen rápidamente y el sistema no se quede obsoleto.

A favor. Hay una gran comunidad de personas que lo usan, por lo que pueden ayudar a solucionar todo tipo de problemas.

En contra. Algunos programas no tienen su réplica en Ubuntu. Arquitectos o fotógrafos están entre los más afectados por esta falta de adaptaciones.

En contra. Algunos portátiles dan problemas con Linux porque están diseñados para ir bien sólo con Windows. Aun así, Ubuntu es la distribución que más atención presta a este aspecto.

Fuente: El País